Conoce el efecto pigmalión o cómo las expectativas influyen en el éxito | Voxpopulix.com

Vida

Conoce el efecto pigmalión o cómo las expectativas influyen en el éxito

Nuestras palabras y expectativas tienen el poder de influir en el éxito de las personas.

Durante años nos han hablado del poder de la ley de atracción pero poco nos han comentado sobre cómo nuestras expectativas y palabras pueden influir en el éxito de las personas, a esto se le conoce con el nombre de Efecto Pigmalión o Profecía Autocumplida.

Origen del Efecto Pigmalión:

Esta curiosa teoría que ha sido evaluada en varias investigaciones debe su nombre al mito griego de Pigmalión, un escultor que se habría enamorado de una de sus obras llamada Galatea; tal fue su amor que la diosa Afrodita convirtió la escultura fue convertida en una mujer de carne y hueso; Este argumento es el mismo usado en la popular obra infantil Pinocho.



La Profecía autocumplica juega un papel determinante en desarrollo de los pequeños:

Al tener nuestras palabra el poder de influir en el resultado de los objetivos de una persona también lo hace en el desarrollo y la construcción de la personalidad de los más pequeños; La imagen que las personas tienen de sí mismos se forma durante la niñez y esta se forma a partir de las expectativas creadas por terceros durante este periodo de tiempo, aquí influyen todos desde los padres hasta los maestros y familiares cercanos.

Si un niño es motivado, alentados y les demostramos que creemos en ellos los pequeños podrán obtener grandes resultados en el futuro, si por el contrario ellos perciben que todo esfuerzo es baldío estos entenderán que no podrán ser capaces de lograr sus objetivos.

Los docentes determinan el éxito o el fracaso de sus estudiantes:

Una de las formas en que se ha estudiado el Efecto Pigmalión es dentro de las aulas de clase; La imagen que un docente se genera sobre sus estudiantes determinará el resultado que estos obtengan en sus lecciones, la razón podría explicarse en que un profesor crea sus expectativas con aquellos alumnos que creé obtendrán mejores resultados que otros, este le exigirá más y le aportará más mientras que aquellos a los que su imagen no favoreció tendrán exigencias bajas que no les harán explotar todo su potencial creando en los estudiantes la sensación de que no es necesario hacerlo.

Según los estudios realizados en 1965 por el psicólogo Robert Rosenthal y Lenore Jacobson, a quienes se le acuña el término Efecto de Pigmalión, Los estudiantes obtenían mejores resultados cuando se esperaba más de ellos, en la investigación se habría influido en los docentes para la creación de las expectativas respecto a algunos alumnos antes de iniciar los procesos académicos; esta teoría se ha confirmado con cientos de nuevos estudios

Los errores de las expectativas:

Generar expectativas para influir en las demás personas puede llegar a ser peligroso ya que muchos padres pueden tratar de reflejar en sus hijos sus propias aspiraciones personales dejando a un lado las posibilidades para que los niños puedan elegir su destino; al chocar los ideales de padres con el autodescubrimiento de los niños el lenguaje del adulto se puede tornar confuso y desmotivante.

“Usted tiene que ser mejor que nosotros”, “Usted tiene que ser alguien en la vida”, “Siéntate a hacer los tareas, que así no vas a llegar a ningún lado” son frases comunes que terminan convirtiéndose en señales que no aportan de forma positiva al desarrollo de los pequeños ya que estos no pueden evaluar las consecuencias de algo tan abstracto para ellos.

¿Cómo influir de forma positiva?

Para crear expectativas positivas que terminen influyendo de forma positiva en la vida de los demás, los padres, profesores y adultos deben realizar proceso de exploración que les permita descubrir las expectativas personales que tienen sobre los otros y las razones que las generan, luego estos deben ponerse en balanza con la realidad y dejar aún lado las limitaciones que se puedan crear.

Las forma más clara de influir de forma positiva es acompañar en todo momento y alentar a superar las dificultadas, a crecer cada día más, sin influir de forma directa o indirecta en el que debe ser el próximo objetivo a cumplir, para esto es necesario cambiar el lenguaje y ajustarlo para que en cada consejo instemos a buscar nuevos objetivos, nuevos retos sin que nosotros seamos quienes escojamos esas metas.

Hazle saber a los demás que crees en ellos; reconocer su potencial y las habilidades que posee ayudan en el proceso de creación de expectativas propias que terminan construyendo y mejorando el autoestima y la actitud de cualquier persona.

Click to comment

Buscar

Suscríbete al Blog por correo

Únete a otros 190 suscriptores

To Top